Susu Susu
Menu

Discografía

Calma

Susu-Calma 2
Disponible en:

LETRAS

Calma

Calma.
Todo está en calma.
La noche está mojada.
El cielo llenito de estrellas que alumbran y alientan.

Calma.
Todo está en calma.
El aire acaricia el alma.
Las voces susurrando sueños que brotan sin miedo.

Y al entrar la luz, en la habitación, los pilló desnudos, los pilló abrazados.
Tic tac tic tac tic –afirmó el reloj.
Qué poco importaba si no respiraban.

Calma.
Todo está en calma.
La lluvia y el viento callan.
Los niños se olvidan del tiempo.
La luz se apaga.

Me muero de ganas

Te ví al otro lado del espejo.
Oí que pronto ibas a venir.
Detrás de cada uno de mis sueños
está el deseo de estar junto a tí.

Te ví y tu también pudiste verme.
Tan grande era nuestra soledad.
Inmenso el miedo de vivir sin ella.
Amar sin traicionar la libertad.

Me gustaría decirte que cada mañana
te busco en la cama (aunque no te encuentre).
Apegada a tu almohada abrazo el recuerdo del calor de tu cuerpo.
Y aunque sé que me quieres a veces me gusta que me lo recuerdes.
Inspiro el amor que ha llenado mi vida.
Mis horas.
Mis días.
Si no llegas pronto…
Me muero de ganas.

Ya sé que nada dura eternamente.
A no ser que uno luche con su fe.
Mejor vivir intenso este presente
a morir temiendo el amanecer.

Barquito a la deriva

Navegando en un barco a la deriva
sin un timón que controlar.
Oscura es la noche.
Oscura el agua del mar.
Besan los labios la sal.

Pero aunque cueste sonreir.
Mi estrellita me da luz
Y me ayuda a continuar.

Y aunque me falte el valor y el miedo no me deje en paz.
Mi estrellita brilla cada vez más.
Sueños ocultos emergen
y flotan como bultos, tesoros de maravillas.
Sueños furiosos desatan tormentas que no cesan,
en medio de pesadillas.

Navegando en un barco a la deriva.
Hay tantos sueños que alcanzar.
Atrás los recuerdos vencidos,
pequeños, delante sólo mar.

Pero aunque cueste sonreir.
Mi estrellita me da luz.
Y me ayuda a continuar.

Congelo el tiempo

Cómo cuesta admitir que chocamos siempre con la misma piedra.
Tropezamos y al caer volvemos a levantarnos.
Pero si caer no sé, congelo el tiempo.

Nada puedo alcanzar si en las venas falta sangre.
Si la venda no se cae, mis ojos no se abren.
Pero si caer no sé, congelo el tiempo.

Todos esos años me negaba a escuchar lo que sentía
Y ahora tengo que enfrentarme a las paredes construidas.
El camino imaginado está en el suelo dibujado.
Si me quito los zapatos cojo fuerza a cada paso.

Nada debo despreciar, todo se vuelve experiencia.
Y si juzgo sin pensar, algo dentro se revela.
Pero si caer no sé, congelo el tiempo.

Nostalgia atrapada por el viento.
La lluvia ha curado las heridas.
El viento golpea la ventana del cuarto que guarda los secretos.

Cómo duele

Cómo duele que se rían de lo que te hace soñar.
Cómo duele que te pisen al andar descalza.
Cómo duele la impaciencia de quien quiere llegar ya.
Cómo duele la inoncencia, en el bosque perdida.

No voy a rendirme esta vez.
El amor me sabrá sostener.

Cómo duele que te pisen si empiezas a caminar.
Cuando el paso poco firme te hace tambalear.

Cómo duele que te ignoren en la amarga soledad.
Cuando pierdes el sentido de lo que más amas.

No voy a rendirme esta vez.
El amor me sabrá sostener.

Y cuando no me queden fuerzas.
Y el deseo desvanezca.
Cuando ya no tenga miedo
De lo que pueda pasar.
Cuando ya nada me importe.
Y me cueste caminar.
La sonrisa de tus ojos me recordará
que no voy a rendirme esta vez.
El amor me sabrá sostener.

Calle San Gabriel

Minutos pasan, las horas me llevan.
Los días llenan tantas estaciones.
Las hojas del viejo roble cayendo
y brotando me están enseñando
que aunque el tiempo pase,
mi amor permanece en algún rincón.

Las calles del barrio ocultan secretos;
cuentos de guerra y amores tempranos.
La plaza del mercado gritando,
gritando, me va recordando
que esperas en casa, mi amor,
en la calle Sant Gabriel.

Y tengo ganas de volverte a ver
Porque aunque el tiempo pase,
mi amor permanece en algún rincón.

Otra vez

Volver a ser esa mujer que soñaba despierta.
Dispuesta a dar. Con fe en la humanidad
y en sus falsa creencias.

Tal vez debiera cuestionar lo que he aprendido.
Tal vez, sin querer, dejé de confiar.

Volver a amar otra vez y recordar otra vez
cuál es la esencia de cada cosa.
Como luchar otra vez por lo que siempre luché
y crear un mundo a mi medida.

Porque sanar todas las heridas es imposible
aunque duelan otra vez.

Poder sentir.
Volver a sonreír entrada la primavera.

Llorar en paz.
Volver a contemplar la misteriosa existencia.

Tal vez debiera cuestionar lo que he aprendido.

Quién pudiera parar la rueda

Ver girar el mundo loco alrededor
me llena el alma de dolor y cuesta respirar.

Queremos paz, buscar amor
y al otro lado del televisor tantos niños caen.
Díme si esta noche viste algún cometa pasar
y tus ojos, llenos de estrellas, se dejaron de quejar.

El dolor que huele a rabia y desesperación nació de la ignorancia y no es fácil admitirlo.
Descifrar atentamente el interior.
No es demasiado tarde para cambiar ahora.

Dime si esta noche el silencio te consoló
Y tus ojos, amedrentados, se cerraon sin temor.

¿Quién pudiera parar la rueda?
¿Quién supiera, quién supiera parar?
¿Quién pudiera parar la rueda?
¿Quién quisiera parar?

El mar de la tranquilidad

Sueño.
Sueño que sueño y no despierto.
Sueño.

Vuelo.
Sueño que vuelo.
Lejos del suelo.
Vuelo.
Sueño.

Busco una luz, una ilusión,
busco un cachito de paz.
Busco un amigo que me acompañe,
busco una cama donde acostarme.
Y un camino que me lleve al mar de la tranquilidad.

Vuelo sobre los campos.
No tengo miedo.

Veo sólo horizonte.
No tengo miedo.
Vuelo.
Sueño.

Creo en tí

Dibujo todos tus paisajes.
Escucho tus interrogantes.
Discuto si la sangre hierve.
Peleo si la rabia vence.

Recuerdo un momento de dolor.
Tu llorabas como un niño abandonado.
Y yo no supe qué decir y convertida en estatua observé
cómo las lágrimas caían empapando el papel.

Creo en tí, en tu sinceridad,
tus ganas de luchar, tu manera de buscar,
de sentir, de jugar, y de mirar al cielo.

Dibujas todos mis paisajes.
Escuchas mis interrogantes.
Discutes si la sangre hierve.
Abrazas si el deseo vence.