Susu Susu
Menu

Discografía

La media luna y las estrellas

LETRAS

Eres tú

Vas creciendo despacito,
buscando tu lugar
cerca de mi calorcito.

Es natural que no deje de mirarte,
y me vuelva a enamorar
como nunca lo hice antes.

El mar y el cielo, eres tú.
La tierra, el fuego, eres tú.
Eres tú, sólo tú.

Es un amor inmensurable
que hoy me toca a mí cantar
y que cantan tantas madres.

Es ancestral.
La madre naturaleza
que nos hace perdurar
a pesar de tantas guerras.

El mar y el cielo, eres tú.
La tierra, el fuego, eres tú.
Eres tú, sólo tú.

Nilo se va adormir

Nilo es un niño muy pillo.
Todo lo que quiere tocar,
todo lo quiere alcanzar.
Duerme sólo en los brazos de su mamá.
¡Ay, qué tranquilidad!

Pero hoy mamá agotada
en la cuna ha intentado ponerle a soñar.
Una nana, un muñeco, un chupete,
te cojo la mano y te invito a viajar.
¡A soñar! ¡a soñar!

¡Nilo se va dormir,
Nilo se va dormir!

¡Nilo se va dormir,
Nilo se va a dormir!

No ha parado ni un minuto.
Tiene que dormir.

Nilo es el niño del agua
que quiere se un delfín,
desde su balancín.

Toma crema de calabaza,
fruta para merendar
y tetita de mamá.

Pero hoy no ha pegado ni ojo
y malhumorado le ha dado por gritar.
Sólo quiere abrazarse a su madre,
Cerrar los ojitos y volver a viajar.
¡A soñar! ¡a soñar!

¡Nilo se va dormir.
Nilo se va dormir!

¡Nilo se va dormir.
Nilo se va adormir!

No ha parado ni un minuto.
Tiene que dormir.

Nilo se va a dormir…
Nilo se va a dormir.

Nilo…duerme,
duérmete ya.
Buenas noches.

Barquito

(Dúo con Nubla)

Navegando en un barco a la deriva.
Sin un timón que controlar.
Oscura es la noche,
oscura el agua del mar.
Besan mis labios la sal.

Pero aunque cueste sonreír,
mi estrellita me da luz
y me ayuda a continuar.

Y aunque me falte el valor
y el miedo no me deje en paz,
mi estrellita brilla cada vez más.

Sueños ocultos emergen
flotando como bultos,
tesoros de maravillas.

Sueños furiosos desatan
tormentas que no cesan,
en medio de pesadillas.

Navegando en un barco a la deriva.
Hay tantos sueños que alcanzar.
Atrás los recuerdos,
vencidos, pequeños.
Delante sólo el mar.

Pero aunque cueste sonreír,
mi estrellita me da luz
y me ayuda a continuar.

Y aunque me falte el valor
y el miedo no me deje en paz,
mi estrellita brilla cada vez más.

Sueños ocultos emergen,
flotando como bultos,
tesoros de maravillas.

Sueños furiosos desatan
tormentas que no cesan
en medio de pesadillas.

Tormenta …
Y nada con que taparse.

Navegando en un barco a la deriva.

Mujer montaña

(Dúo con Bebe)

Sólo soy una mujer montaña
que se siente llena de paciencia.
Sólo soy una mujer montaña
que observa sin juzgar.
Sólo soy una mujer montaña
que se ensueña con la luna llena.
Sólo soy una mujer montaña
que regala vida y paz.

¡Cuídame! Yo soy tú.
¡Cuídame! Yo soy tú.
¡Cuídame, cuídame, cuídame!

Sólo soy una mujer montaña
que pervive en cientos de miradas.
Sólo soy una mujer montaña
que resiste al huracán.
Sólo soy una mujer montaña
que ha sido testigo de la guerra.
Sólo soy una mujer montaña
que se calla y siente agotada.

¡Cuídame! Yo soy tú
¡Cuídame! Yo soy tú
¡Cuídame, cuídame, cuídame!

Sólo soy una mujer montaña
que se siente llena de paciencia.

Erregina Arantza

Cómo poder agradecer
todo lo que has dado por mí.
Cómo poder corresponder a
tanto momentos.
Cómo poder recuperar
el tiempo perdido en que fingí
que la vida sin ti me daba lo mismo.

Erregina Arantza
loren erregiña da.
Konfiantza ematen duna.
Laguntzen duna ezer ezkatu gabe.
Laguntzen duna ezer ezkatu gabe.

Cómo poder borrar las lágrimas
que mi orgullo te arrancó.
Retroceder y pedirte de nuevo perdón.
Cómo poderte explicar lo duro que
fue hacerse mayor, mi egoísmo era
a la vez mi protección.

Erregina Arantza
loreen erregina da.
Konfiantza ematen duna.
Laguntzen duna ezer ezkatu gabe.
Laguntzen duna ezer ezkatu gabe.

Y ahora que puedo andar descalza
por el camino que soñé.
Aún me quedan tantas cosas que aprender.
Ser generosa, ser paciente como
tú fuiste mamá y disfrutar en cada instante
de dejarme llevar.

Dejarme, dejarme, dejarme…llevar.

Sunna la luna todo lo cura

(Dúo con Rosario)

Sunna grita en la noche.
Mientras las hadas cambian su cama,
cantan canciones.

Sunna les llora: ¡Callad todas!
El duende malo quiere asustarme.

Cómo controlar que la arena no se
deslice entre tus dedos.

Cómo consolar cada uno de
tus quejidos y lamentos.

Duerme, duerme tranquilo.
Mientras tu papa, en vela, se
arrastra por el pasillo.

Cómo controlar que la arena
no se deslice entre tus dedos.
Cómo consolar cada uno de tus
quejidos y lamentos.

Cómo evitar que el dolor
no te cause herida.
Cómo descifrar y entender
lo que tu alma necesita,
lo que tu alma necesita.

Sunna la luna todo lo cura.

Mundo mejor

Duermo, como, juego, corro,
siento, lloro, suelto, cojo
y vuelta a empezar.

Hiero y quiero, me peleo,
grito y sueño con empeño
y vuelta a empezar,
vuelta a empezar.

¡Quiero un mundo mejor!

Aunque sea muy pequeño,
lucho como una fiera fuerte y veloz.
Aunque sea muy pequeño,
sé muy bien lo que está bien
y lo que no.

Me repito, te corrijo, no te sigo,
porque nunca llevo reloj.
Hablo con mis superhéroes
y les pido sus poderes, y tú no.

¡Dame un mundo mejor!

Que aunque sea muy pequeño
ya me entero de que a veces reina el horror.
Que aunque sea muy pequeño
y me cueste estarme quieto
siento dolor, siento dolor.

Déjame regar las plantas.
No malgastaré el agua.
Vamos a plantar un árbol
donde crezcan los deseos
y se cumplan nuestros sueños.

Sólo quiero compañía,
deja la luz encendida.
Cuesta dormir.

No me compres con regalos,
ni con chuches.
Quédate junto a mí.

¡Quiero un mundo mejor!

No me pidas que dé besos,
que me peine y salude como un señor.

Porque odio que me obliguen,
si no siento lo que hago, sale peor.

Déjame regar las plantas.
No malgastaré el agua.
Debes confiar,
como tú me pides,
como yo confío en ti.

Dame ejemplo que aunque creas
que no escucho, todo aprendo.

Despacio

(Dúo con Dolo)

Se vive tan deprisa,
parece como si se huyera,
como si se escapara de algo.

Y ese algo es uno mismo
y cuesta tanto admitirlo,
esclavos de un espacio y de un tiempo.

Y busco una forma de evitarlo.
Me escucho, olvidándome de afuera.
Pregunto: ¿Estoy dispuesta a afrontar mis penas?

Yo sé que debo ir despacio,
sin prisa, despacio.
Y sé que debes ir despacio,
sin prisa, despacio.

La prisa nos engulle
y nos convierte en marionetas,
con manos siempre atadas a un hilo.

Y es que el miedo y la prisa
asaltan por las avenidas,
en los pasos de cebra, en cada esquina.

Y busco una forma de evitarlo.
Me escucho, olvidándome de afuera.
Despacio, estoy dispuesta a acompañarte.
El miedo no hará que la tierra sane.

Yo sé que debo ir despacio,
sin prisa, despacio.
Y sé que debes ir despacio,
sin prisa, despacio.

Tengo miedo

Tengo miedo a dormir.
Tengo miedo a la noche
que no estoy junto a ti.
Tengo miedo a la noche.

Tengo miedo a dormir.
Tengo miedo a dejarme.
Tengo miedo a sentir
que me voy con el aire.
Con el aire, con el aire.
Tengo miedo a dormir.

Tengo miedo a dormir.
Tengo miedo al silencio.
Tengo miedo a escuchar
ruidos que no comprendo.

Tengo miedo a encontrar
monstruos bajo mi cama.
No me atrevo a mirar
y me quedo muy quieto.

En la noche…en la noche.
Tengo miedo a dormir.

El bosque encantado

1, 2, 3, 4, 6, 9, 7, 12, 15, 16
18, 20, 21, 22, 24, 30, 32, 33

Érase una vez un niño que quería jugar.
Pero sus papás estaban demasiado ocupados
Y mientras ellos discutían, él se puso a andar
y se adentró en el bosque encantado.
¡Qué árboles más altos!

Casi llegaban al cielo, pensó:
<< Tal vez pueda subir a uno de
esos árboles>>.

Ni corto ni perezoso,
empezó a trepar. Trepaba y trepaba,
Como los monitos que estaban a su
alrededor. Era muy sencillo porque
el árbol tenía mucho agujeritos
donde meter las manos y los pies.
Incluso había uno tan grande, que se
pudo quedar un rato a hacer una siesta.

Cuando se despertó, el niño miró al
cielo y en vez de sol estaba la luna.
<<¡Qué oscuro! ¡Qué miedo! Me he
quedado dormido mucho rato.
¿Dónde están mis papás?>>
– y empezó a inquietarse y a sentir frío –
<<¿Cómo bajaré a oscuras?>>

En el mismo árbol había un mono
blanco con el pelo largo, tenía los ojos
azules y el morro rojo. Se acercó al
niño y le preguntó; ¿Quieres que te lleve a algún sitio?
Yo soy el espíritu del bosque.

–“Quiero ir con mis papás.”