SUSU

Susu vio por primera vez las estrellas en Donosti el 8 de octubre de 1972. Luchar para soñar. Soñar para luchar. Entre emociones a la intemperie se fraguó una sensibilidad que no se resignaba a la derrota. La música le proporcionó su escondite pero también su ventana al mundo. Con ocho años empezó a componer canciones.

Asumió que pelearía para que se la aceptara y quisiera como artista. Dio sus primeros pasos de danza. Estudió solfeo y guitarra. Hizo teatro para ponerse en otras pieles. Y se licenció en filosofía por la UB.

En una primera etapa soñaba con ser bailarina pero su cuerpo se lesionó en una clase y tiró la toalla. La pena siempre inspira y esta lesión propició que Susu se comprara su primera máquina de escribir una “canon typestar 10.2” y empezara a tocar la guitarra con más asiduidad. Compuso algunas canciones con su ocho pistas y se metió de lleno en el teatro. Asistía a clases y formó parte de algunos proyectos: “Joe Killer” de Jesús Cracio, hizo algo de publicidad y de televisión (apariciones en “Periodistas” y “Hospital Central”), el film “La Espalda de Dios” de Pablo Llorca

El amor llamó a su vida y vivió una historia muy intensa fraguada entre Barcelona y la India. Al poco tiempo nacía su primer hijo y tres años después el primer disco del proyecto musical La Media Luna proyecto que formó junto al cantante y su entonces pareja, Shuarma (cantante de Elefantes). Ambos viajarían a Argentina a presentar “En la arena” (2005) en La Trastienda donde compartirían cartel con los “Caléxico”.

Disfrutó de cada segundo de la infancia de sus hijos y sacó tiempo de donde no había para presentar su segundo disco, “Calma” (2007), producido por el veterano productor inglés Joey Dworniak. Escribía canciones y cuentos a la vez que cambiaba pañales y se dejaba atrapar por la música de las palabras: publicó un libro-disco infantil “La Media luna y las estrellas” (Alba editorial 2010) con la colaboración de artistas importantes como Rosario, Bebe, la Dolo y Nubla. Este trabajo tuvo bastante repercusión y se llegó a presentar en el Museo del Niño en México DF.

Consolida su cancionero infantil con el libro-disco “La media luna se va de viaje” (Alba Editorial 2012) y completa su cancionero adulto con la grabación de “Bosque vacío”, (Azar Records 2012). Ya en estos últimos trabajos se despoja del nombre artístico La Media Luna y se presenta como Susu.

Decidió que la literatura y ella podían hacer buenas migas y en la actualidad está cursando el curso de novela 2 con un bonito proyecto entre manos.

En la primavera de 2015 Susu abrirá de par en par las puertas y ventanas de “Mi habitación” tras dos años de encierro físico y anímico entre las cuatro paredes de sus emociones y sentimientos.

Hace música porque la lleva grabada en la piel del alma. No tiene la menor duda de que todo lo que ha vivido tenía como gran finalidad ponerla a prueba y hacerla resistente al desaliento. Cree en sí misma y sabe que hay que ir siempre hacia delante, siguiendo el curso de las estrellas.

-Tino Pertierra – (Escritor y periodista)